Capítulo 7

Ando perdida, ahora mismo me siento como  en una nube, como si nada de esto me estuviera pasando, estoy en una pompa, hasta que alguien me para.

  • Sofia, gracias a Dios que estás aquí. Sergio no ha parado de decir tu nombre, está sedado, pero de vez en cuando despierta y solo te llama a ti, por favor ayúdanos.

Era Rebeca, mi ex suegra. Tenía la cara desencajada, estaba despeinada y la cara muy roja, intuyo que no ha dejado de llorar desde que Sergio tuvo el accidente.

Quiero y necesito saber que ha pasado, pero creo que ella no es la persona indicada para que la pregunte..

Así que me dirijo a la habitación..

DIOS MIO, es Sergio. Está lleno de tubos.. tiene la cara morada, lleva collarín y tiene escayolado el brazo y la pierna.

Me acerco poco a poco, aunque me han dicho que no puede oírme porque está sedado, no quiero hacer ruido, no quiero despertarlo…

Me acerco le miro, le miro.. ¿en que momento ha sucedido esto? Por dios ¿qué le ha pasado?

El padre de Sergio entra a la habitación, está mas calmado que su madre, así que decido hablar con él:

  • Juan ¿qué ha pasado?
  • Sofía… desde que dejaste a Sergio no está bien. No come, no descansa, llevan unos días llamándole la atención en el trabajo, pero este domingo salió, y fue a una discoteca de Madrid donde se encontró a un tal Víctor. Por lo visto, el chico le dijo que estaba enamorado de ti, y que tu de el también, que habíais estado juntos y que iba ha hacer todo lo posible por estar contigo. Sergio.. se fue muy cabreado, y al volver a casa en un Stop… se llevó un coche por delante. Está muy mal, tiene lesiones en la cabeza, y tiene muchos huesos de la pierna y el brazo rotos. Nos han dicho que se recuperará, pero que será largo y duro.
  • Dios mío…

Las lágrimas no me paran de caer, no me puedo creer  que esto haya sido culpa mía..

  • Sofía no llores. En la vida no estamos obligados a querer a la gente, y nadie tiene que estar con una persona que no quiere y que no es feliz. Sergio es mi hijo, pero por los años que has estado con él a ti también te considero mi hija. Quiero que los dos seáis felices , y aunque él ahora no vea un mundo sin ti, logrará recuperarse, y aprender que si hubiera estado contigo, no habría sido feliz. No quiero que se te pase por la cabeza que esto que le ha pasado a mi hijo es culpa tuya, porque no tienes nada que ver . Te hemos llamado porque te ha llamado a cada rato. Se despertaba y te agradezco de corazón que estés aquí.

Madre mía, las palabras de Juan me llegan al alma, en verdad es lo que necesitaba escuchar. Le abrazo muy fuerte, lo necesito y se que él también.

Estoy allí toda la tarde, no me pienso mover hasta que Sergio se despierte. Por una parte quiero estar allí, he pasado muchos momentos con él y no quiero verle así, y por otra pienso que se lo debo.

Al día siguiente tengo que trabajar, pero como me quedan días de vacaciones llamo a mi jefe le explico mi situación y me da 2 días.

Quiero acompañar a Rebeca y a Juan, quiero que sientan mi apoyo.

Llevo allí 12 horas y Sergio, ni se ha movido…

Opto por ir a la cafetería, necesito un café porque me estoy volviendo loca. No tengo hambre, no tengo sueño…

Decido subir a la habitación, hago el relevo a Juan y me siento en un sillón.

Cierro los ojos, pero un sonido me hace incorporarme:

  • Sofía… puedo olerte.. estás aquí.

Sergio se ha despertado.

  • Sergio, Sergio estoy aquí contigo.

Se me caen dos lágrimas, se me parte el alma al verle así. Le agarro fuerte la mano, la tiene fría muy fría.

  • Tranquilo que no me voy a mover de aquí.
  • Sofía, Víctor me dijo que estuviste con él, no puedo olvidarte, te quiero demasiado, no puedo vivir sin ti.
  • Tranquilo Sergio descansa, cuando estés bien hablaremos.

Y cerró los ojos.

Lo último que quiero ahora es hablar de este tema, mas que nada porque no sé como afrontarlo ahora mismo.

Pienso en las palabras que me ha dicho Sergio, ¿porqué todo tiene que ser tan complicado? ¿porqué si alguien ya no siente lo mismo no se acaba y ya está? ¿porqué siempre alguien tiene que sufrir?

Rebeca y Juan entran a la habitación, les comento lo que ha pasado, omito lo de Víctor solo les digo que se ha despertado.

  • Mañana se le pasará la reacción de todos los medicamentos y estará consciente, de momento hoy dejarle descansar.

La enfermera nos dijo que nos fuéramos a casa y que mañana volviéramos con las pilas cargadas, ya que tendríamos que estar al 100 por 100 para cuidar a Sergio.

Ni me lo pensé, sabía que hasta el momento que se recuperara y el tiempo que el necesitara iba a estar ahí.

Me fui a casa a descansar, las horas en el hospital me empezaron a pesar.

Llegué a casa y me metí a la ducha. Me puse música, me encanta Rozalén y me puse mi canción favorita comiéndote a besos.

Fueron cuatro los segundos que pasaron hasta que pude encontrarte entre los rostros congelados…

La situación me está superando, en cuestión de 3 semanas me han pasado una serie de cosas que nunca pensé que me iban a pasar.

Lloro, lloro hasta desahogarme y sé que me va a venir bien.

Me viene a la cabeza imágenes de Víctor, ¿porqué todo es tan difícil? ¿porqué tuvo que volver?

Vivía pensando en el, pero era un pensamiento, ahora todo se ha complicado.

De repente suena mi móvil es un mensaje.

Que raro ahora con esto del whatsapp nadie manda mensajes, ¿quién será?

Espero que hayas ordenado tus ideas, y que la decisión que hayas tomado sobre todo sea la que te haga feliz. Como te dije la vida es corta disfrútala! Me gustaría volver a verte. Carlos.

Perdona??? Y este de que tiene mi número????

Que razón tiene su mensaje, que corta es la vida, es lo que he estado pensando todo el día hoy en el hospital…

No le contesto, ahora mismo paso de verme con nadie es lo que menos me apetece.  Sigo con mi baño y mi música.

Me pongo el pijama, y llamo a Raquel para contarla todo, quedé en hacerlo cuando llegara a casa.

  • Tía, flipo con lo que me estás contando, pobre Sergio. Pero Sofi, tu no tienes la culpa de nada. Es mejor que tomaras la decisión, a que le hubieras estado engañando toda su vida, y lo peor de todo que tu te prives de ser feliz.
  • Lo se Raquel pero entiéndeme, es una papeleta muy grande, pero tengo claro que ahora el tiempo que me necesite voy a estar con él, aunque siendo sincera no le voy a dar falsas esperanzas.
  • ¿Te ha llegado algún mensaje?
  • ¿Cómo dices? ¿tú como sabes que hoy me han mandado un mensaje?
  • No te enfades, he estado con Jorge, el amigo de Hugo, por cierto es más mono, y ha venido Carlos. Me ha preguntado por ti. Le he contado un poco por encima lo que te había pasado y me ha pedido tu móvil. Espero que no te moleste ha sido un poco pesadito.
  • No te preocupes Raquel no me molesta, no le he contestado, ahora lo menos que necesito son más líos en mi cabeza. Pero la próxima vez antes de dar mi número a nadie pregúntame anda.
  • Esta bien, te quiero mucho y descansa, mañana te espera un día duro.
  • Yo también te quiero mucho Raquel, gracias por escucharme y siempre estar cuando te necesito.

Apago la luz y hago lo que tanto necesito, dormir y despejar mi cabeza…

¿Será cápaz Sofía de afrontar lo que se la viene encima?

¿Buscará Víctor a Sofía después del encontronazo con Sergio?

¿Esperará Carlos la respuesta a ese mensaje?

Os espero… miles de gracias!!

No os olvidéis agregarme al Facebook, noticias nuevas, nuevos capítulos os espero:

https://www.facebook.com/profile.php?id=100013786089284

Anuncios

Un comentario en “Capítulo 7

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s