Capítulo 5

A la mañana siguiente os podéis imaginar mi cara.

Llego a la oficina y nadie me dice nada… lo prefiero, porque intuyo que en el momento que hable me romperé, y no quiero.

Aún no e encendido el móvil, ayer por la noche buscando y buscando encontré un despertador del año la Tana y lo puse para hoy poder levantarme.

No me atrevo, se que Víctor me habrá llamado, mandando mensajes y no quiero saber nada de el.

La mañana transcurre de forma tranquila y llega la hora del almuerzo, no tengo muchas ganas así que me cojo un sándwich y me quedo sentada en un banco al lado de mi oficina.

En este momento lo único que quiero sería irme lejos, dios porque no puedo? Dios me recuerda que no soy rica y que tengo que trabajar y se me pasa la rabieta jejeje.

De camino al trabajo pienso una y mil veces poner rumbo al apartamento de Víctor y cantarle las verdades en la cara, pero esa idea me dura 2 minutos en la cabeza, más que nada porque sé que eso solo me perjudicaría a mi.

Raquel me propone que está noche salgamos a tomar algo, y porqué no?

Quiero divertirme, pasármelo bien pero sobre todo quitarme este dolor del pecho. Sin pensarlo la digo que sí.

Esta vez cambiamos de sitio, probamos en una discoteca a la que nunca habíamos ido y la verdad que está bastante bien.

Entre copa y copa enciendo el móvil…

MADRE MÍA DEL SEÑOR! 100 llamadas de Víctor, 200 mensajes pero esto que es?

No leo ninguno no quiero saber nada de su persona. QUE LE DEN!

Solo pensar que hasta casi me planteo irme a Inglaterra me pone cardiaca!

Tengo mucha sed así que decido ir a por otra copa, Raquel se queda en la pista dándolo todo, ha conocido a un Dominicano y la está lanzando por los aires.

– Por favor, me pones un Gin Tónic.

– Por supuesto.

Cuando me habla el camarero le miro… le miro… le vuelvo a mirar… Dios mío… Dios existe y está ante mí.

Moreno, alto, pelo corto, facciones marcadas… me recuerda al actor Ryan Guzmán que me vuelve loca…

No soy capaz de articular palabra me tengo que ver ridícula.

– Aquí tienes la copa.

Me mira… le miro… y me voy.

Si me preguntáis que es lo necesario para superar un desamor os diría encontrar un tío como este.

No me puedo sacar de la cabeza a Víctor, pero no os puedo negar que el camarero enciende mi botón del placer y mucho.

Durante la noche nos miramos, os he dicho alguna vez que no soy un pivon pero de chicos no ando mal y noto e intuyo que yo también le he gustado.

Así que, como no tengo que guardar luto a nadie y no siempre tienen que ser ellos los que vengan a nosotras con todo mi salero me acerco:

– Hace mucho que trabajas aquí?

– Que va, hemos abierto hace 2 meses el local es mío, y sueño venir de vez en cuando a echar una mano y a ver el ambiente. Es la primera vez que vienes?

– Si, pero tengo claro que voy a repetir.

De repente alguien me coge del brazo.

– Sofía, no hagas tonterías y habla conmigo.

Queee? Perdona????? Víctor me mira con cara de celos. Que se joda y que le den

– Tu y yo no tenemos nada que hablar te lo he dicho 1000 veces.

– Te equivocas tenemos mucho que hablar. Así que o sales a la de tres o te cojo en volandas y te saco yo.

– No te atreverás

Y sin decir una palabra me coge como si tal colegiala se tratara y me saca fuera.

Le pego, le doy manotazos le tiro del pelo y no me suelta. La gente se ríe, se creerá que estamos de broma o algo…

– Sofía, yo tengo mi vida en Inglaterra y hace un mes que me prometí con Noelia, pero no me esperaba verte aquí, y tampoco me esperaba sentir lo mismo que el primer día. El otro día cuando te mande el mensaje Noelia apareció de sorpresa y… no me he atrevido a decirle lo que ha pasado entre nosotros. Me estoy volviendo loco, te echo de menos..

1,2,3… casi cedo…

– Víctor no me tienes que explicar nada, tú tienes tu vida allí y llevas mucho tiempo con Noelia es normal que te quieras casar. Yo sabía perfectamente que tenías novia y aún así decidí hacer lo que hice. No está bien, pero no quería volver a arrepentirme. Ahora todo está claro tú tienes que volver y yo quedarme aquí, así que es mejor que esto acabe aquí y cada uno por su lado….

No hay nadie en la calle estamos solos…

No dice nada simplemente se acerca, me empotra contra la pared y me besa…

Yo que soy más blanda que las torrijas me dejo, lo disfruto y le correspondo y sin poderme aguantar le tocó la entrepierna… está tan dura…

– Sofía me estás volviendo loco, por favor no me vuelvas ha hacer esto, no he podido dormir ni comer…

– Callate y hazme tuya por última vez…

No tuve que decir nada más, me cogio en brazos me empotró en la pared y me empezó a tocar. Llevaba un vestido así que el acceso era bastante fácil. Me empezó a acariciar la pierna… hasta que llegó ai.. donde más me gusta y haciendo sutiles circulitos me corri…. me metía los dedos a un ritmo infernal, yo me dejaba hacer, disfrutaba… se me caían las lágrimas porque sabía que era el último…

El me las limpiaba con besos…

Escuche el ruido de su pantalón abriéndose y en un minuto tenía su polla metida en mi… hasta el fondo… poco a poco y con una suavidad extrema salía y entraba…

Y cuando alcanzó el Climax mirándome a los ojos me decía: Te Quiero….
Que pasara ahora con Sofía y Víctor?

Volverá Sofía a ver al camarero?

Aparecerá Sergio de nuevo?

Os espero mañana en el capítulo 6…

No os olvidéis agregarme al Facebook, noticias nuevas, nuevos capítulos os espero:

https://www.facebook.com/profile.php?id=100013786089284

Anuncios

3 comentarios en “Capítulo 5

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s