Capítulo 20

  • No, no me valen más, lo vamos a mirar quiero respuestas ya, no es posible que no haya rastro alguno del mensaje, ni de la persona que lo manda.

Carlos está muy nervioso, sinceramente yo también. ¿Quién puede acosarnos de esa manera?

¿Porqué sabe cuando estoy con él para mandarle esos mensajes?, no entiendo nada,y no quiero rayarme.

Decido tranquilizar a Carlos, está super nervioso.

  • Tranquilo, no te preocupes no pasa nada.
  • No Sofi, no pasa nada no, esto se tiene que arreglar, no quiero que nadie pueda estropear lo nuestro, ya lo hizo la primera vez y no lo va a lograr una segunda.

Ai que me le como, es tan, uf..

  • Anda, echa a los agentes y vamos a olvidarnos de todo tu y yo.

Me agarra de la cintura, posesivamente, me encanta y antes de irse me da un beso.

Veo como se despide de la policía, y se apoya en la puerta. Le noto muy preocupado, y eso no me gusta así que decido hacer que se olvide de todo.

Pongo música, When I Was Your Man, Bruno Mars, una canción preciosa y que para mí tiene un significado increíble.

Y me pongo detrás suya, el sigue apoyado en la puerta, y yo por detrás le acaricio, no se mueve, se deja tocar, se deja hacer.

Le meto las manos por debajo de la camiseta, y se la empiezo a quitar, le beso la espalda, es tan grande y fuerte, me encanta. Estoy así unos minutos, hasta que decido bajar, y sin quitarle el pantalón le toco la entrepierna, Dios ya está dura.

Le toco por encima, me encanta y sé que a el también, me lo dice su forma de respirar, su nerviosismo. Aún por detrás, le desabrocho el pantalón, y se lo bajo junto con los calzoncillos como es costumbre, allí le tengo, desnudo solo para mí.

Le toco el culo y poco a poco le vuelvo a rodear.. y bajo la mano a su pene. Que duro está, estoy deseando metérmela en la boca, y que me la meta a mí. Pero decido seguir jugando. Le acaricio los huevos a la vez, de bombearle el pene, le encanta, poco a poco voy viendo que no puede contenerse más tiempo parado. Quiero que se dé la vuelta, quiero que me mire mientras le hago disfrutar.

Se lo hago saber y encantado se da la vuelta, sigue apoyado en la puerta, desnudo pero esta vez mirándome.

Yo estoy totalmente vestida, y eso me pone muchísimo. Mientras le hago una paja, me mira a los ojos, me vuelve loca ver ese fuego en él. Y cuándo ya no aguanto más, me aparto y sin dejar que se mueva. Me quito el vestido con toda la sensualidad del mundo, y sorpresa, debajo no llevo nada.

Buscaba sorprender a Carlos y creo que lo he conseguido, los ojos casi se le salen de las órbitas, me encanta esa reacción. Me acerco y le sigo tocando, me encanta acariciarle, y mirándole siempre mirándole, le cojo la mano y la dirijo a mi botón del placer. Él sabe como tocarme, pero intuyo que el que yo de el paso le ha encantado. Me acaricia, nos acariciamos mutuamente. Me abre los labios, y con mucha delicadeza me mete dos dedos, los empieza a mover a su ritmo, al ritmo que tanto me gusta, decido aumentar también mis caricias, más rápido, a su ritmo, sin darme cuenta noto que me ha metido tres dedos, esto es infernal, que placer, a la vez, me está masajeando el clítoris, siento que me voy a caer, pero no, quiero estar a la altura, quiero no parar, quiero mirarle, tocarle, hacer que se corra en mi mano, y eso no tarda en llegar, los dos alcanzamos el Climax masturbándonos, mirándonos, con amor.

Que bien sienta un orgasmo oye, parece que ya estamos los dos mucho mas relajados.

Nos hemos echo la cena y nos hemos puesto unas pelis, nos quedamos dormidos en el sofá.

Buf, que dolor de cuello, dormir en el sofá no es nada cómodo, pero estábamos tan cansados que ni ganas teníamos de irnos a la cama.

Me levanto por que me llega el olor de bacon con huevos, joder me encanta. Voy a la cocina y Carlos está preparando el desayuno.

  • Buenos días preciosa, ¿preparada para disfrutar de nuestro último día de incógnitos?

Jo, me pongo hasta triste, mañana ya vuelvo a la realidad, todo el mundo se cree que hoy estoy en Londres, y hemos decidido no decir nada a nadie y disfrutar juntos, solos, en casa, sin salir.

  • Creo que me acostumbraría muy bien a esta vida.
  • Sofía, la rutina es lo que mata la pareja, no dejaría que ningún dia fuera parecido al anterior.

Ala, es que ya me ha ganao!  Me le como.

  • No entiendo, como alguien ha podido dejar a una persona como tú.
  • Bueno, en realidad no me dejó, estaba conmigo y a la vez con otro.

Carlos se queda pensativo, anda que yo también sacarle ese tema, parezco gilipollas.

  • ¿Como sigue tu madre?
  • Bueno está mejor, la gusta llamar mucho la atención, ya te darías cuenta el día del hospital, está muy pesada y todos los días me pregunta que si eres mi novia, por supuesto no la contesto contra menos sepa de mi vida mejor te lo aseguro.

Me llama la atención como habla de su madre, habla con cierto resquemor muchas veces, como si ella le hubiera echo algo. No sé, es algo que descubriré seguro.

  • ¿Te ha llamado Víctor?

La pregunta me pilla de sorpresa.

  • No lo sé, no he encendido el móvil desde que subimos al avión, y ahora mismo es lo que menos me preocupa.
  • Quiero que seas sincera Sofía, si te queda el más mínimo sentimiento hacía él quiero que me lo digas, no por nada, sino porque no quiero que haya mentiras entre nosotros.
  • Ya te dije lo que sentía, Víctor fue una persona muy importante para mí, más que nada creo que se me quedó la espinita de que hubiera pasado, pero desde que te conocí, solo estás tu en mi cabeza, imagino que eso significará algo.
  • Ya, pero en cuanto nosotros discutimos fuiste a buscarlo.
  • Tienes toda la razón, y mi impulsividad me juega malas pasadas, pero si no hubiera ido tu no me hubieras buscado, y yo no me hubiera dado cuenta de lo importante que eres para mí. Me lo tomo de esa manera.

Carlos me mira, me le como, es tan mono.

  • Bueno quiero que aprovechemos este día lo máximo posible, pero aquí.

Es increíble todo lo que Carlos ha preparado, vienen ha hacernos masajes, ha preparado pelis, ha encargado comida, nos bañamos en la piscina, es un día increíble y sobre todo muy especial.

Ha sido unos de los mejores días de mi vida, y eso que no hemos salido de casa. Hemos tenido muchas confesiones ya puedo decir que a raíz de hoy conozco mucho mejor a Carlos.

Actualmente, somos pareja, me encanta. Estoy deseando contárselo a Raquel y a Laura, mañana he quedado con ellas para comer!.

No me quiero ir, pero el deber me llama y mis padres me estarán esperando en casa.

Nos despedimos, quedamos en hablar, y en vernos mañana. Estamos en modo empalago.

Por cierto, hemos follado como unas 7 veces. Madre mía si no puedo casi ni andar.

Os espero en mi facebook.:

https://www.facebook.com/profile.php?id=100013786089284

Capítulo 19

No puedo ser más feliz. Estoy con Carlos en el aeropuerto esperando un vuelo hacía Madrid, encima parece que la vida me sonríe, me han dejado cambiar mi vuelo sin ningún problema, que raro.

Estamos en modo empalagoso pero me encanta, también sé que cuando lleguemos me dará lo mio, y es algo que estoy deseando.

  • Ese gilipollas no te para de llamar.

Me hace gracia, la vena celosa esta que tiene, me pone a mil.

  • No pasa nada, no va a obtener nada de mí, estoy muy centrada en que este barco, vaya bien.

Me besa, tan tiernamente, que casi me derrito.

Nos llaman, así que embarcamos y en menos que canta un gallo estamos en Madrid.

Mi madre se cree que vuelvo dentro de 2 días y Raquel y Laura también, así que Carlos me propone que no digamos nada a nadie y estemos estos dos días juntos, sin que nadie nos moleste. Por supuesto acepto, en esa proposición, veo muchas cosas y a cada cual mejor.

Bueno anteriormente ya os he contado como es la casa de Carlos, pero no me para de impresionar, madre mía y siempre tan recogida, si fuera yo así mi madre sería feliz, jajaja.

  • Sofía, me ha encantado estas horas, tan románticas que hemos tenido, pero estoy deseando follarte.

Estoy bebiendo agua, y por supuesto cuando me dice eso, y con esa cara, me atraganto y se me va por otro lado, escupo, etc.

  • Vaya, veo que tu también tienes ganas.

Asiento, con carita de cordero degollado.

  • Dime lo que quieres Sofía, dímelo, quiero oírlo de tu boca.

Sin un ápice de vergüenza contesto:

  • Quiero que me chupes, me lamas, me hagas ver el séptimo cielo, como haces siempre, quiero que me la metas, quiero que me toques, pero sobre todo quiero que me beses.

Tiene cara de deseo, sé que le ha gustado mucho lo que le he dicho y me encanta.

  • Ven, Sofía.

Voy, me lleva hacia el despacho.

  • Aquí paso muchas horas de mi día, me gustaría tener un buen recuerdo siempre que entre.

Guau, me encanta.

Me coge y me sienta en el escritorio, en plan película le tiro todo lo que hay en la mesa, sin darme cuenta de que está el portátil también.

Joder lo he roto.

  • Ai madre mía, Carlos, lo siento, yo.. no sabía que estaba el ordenador. Lo siento.

Carlos se empieza a reír a carcajadas, y yo, le sigo.

  • No te preocupes, pequeña, solo es un ordenador, tendrías que a verte visto la cara que has puesto.

Sigamos, viene me abre de piernas, llevo vestido osea que tiene fácil acceso, me lo sube un poco mas arriba de las rodillas, y me acaricia.

  • Empezaré acariciándote, y ahora me meteré entre tus piernas, te lameré, te saborearé, te masturbaré y luego te haré ver el séptimo cielo y por supuesto no dejaré de besarte.

Madre mía, ya estoy húmeda.

Empieza ha hacer circulitos en mi clítoris, y a la vez hace eso que tanto me gusta, me mete dos dedos, con que destreza los mueve es increíble, yo gimo, se que a él le gusta saber que me esta gustando y yo se lo hago saber.

Me corro, el orgasmo es increíble, sabe hasta que punto llegar para que sea inolvidable, y eso me encanta.

Ahora se agacha, Dios mio, se acerca me sopla, y me chupa, me lame, me da pequeños golpecitos, en mi botón mágico, no puedo aguantar más, pero no me deja moverme me agarra los tobillos, y no me deja. Eso me gusta hace que el orgasmo sea mas intenso. Ya voy por el segundo.

Follar con Carlos es inexplicable, siempre se preocupa de que yo disfrute y creo que las tornas tienen que cambiar, así que sacando la loba que llevo dentro le echo para atrás y me pongo encima.

  • Ahora te toca disfrutar a ti.

Le oigo gruñir, sé que ese cambio le ha gustado.

Le bajo los pantalones y con el los calzoncillos, estamos encima del escritorio, como me caiga, me doy una buena ostia.

Le agarro la polla, y me la meto entera, arriba y abajo, arriba y abajo, por sus ruidos se que le gusta, y decido que se una a mí, así que me coloco en posición de 69 y Carlos me devora, nos tiramos así 10 minutos hasta que ninguno de los dos puede más, me corro en su boca y Carlos en la mía. Ha sido increíble.

  • Ha sido espectacular Sofía, pero aún me queda llevarte al séptimo cielo.

Para mi asombro, veo que la vuelve a tener dura.

  • Ponte de pie agarrada al escritorio.

Hago lo que me pide, me agarro, y le siento por detrás, me agarra de la coleta me echa la cabeza para atrás y de un movimiento me penetra, y con la mano me masajea el clítoris, ¿porqué lo hace tan bien?, joder, no tardo ni 5 minutos en correrme.

El sigue y sigue, hasta que de un movimiento brusco se corre.

  • Eres increíble Sofía, la mujer más increíble que he conocido nunca.

Nos besamos y nos vamos a la ducha.

Cuándo salimos le oigo maldecir.

  • ¿Qué te pasa Carlos?
  • Otra vez otro mensaje, quién cojones será.
  • ¿Qué pone?
  • Nada, no te preocupes.

Le noto preocupado, y quiero verlo.

  • No enséñamelo.
  • Que no Sofía, hazme caso.

Voy con toda mi furia y le cojo el teléfono. Cuándo lo leo me quedo helada.

Sé que has vuelto de Londres con la putita de Sofía, mas vale que te alejes de ella o te arrepentirás.

¿Como?, pero, ¿quién cojones escribe esto?

 

Continuará.

Os espero en mi Facebook:

https://www.facebook.com/profile.php?id=100013786089284

 

 

Capítulo 18

No puedo más, estoy como noqueada, tengo que ir a por Carlos, pero no se ni por donde empezar.

Como era de esperar, no me coge el teléfono ni responde a mis mensajes. No sé si ha cogido un vuelo o si se va a quedar aquí, no se en que hotel se hospeda, NO SE NADA.

Lo primero que hago es vestirme corriendo y bajar a la calle. Sé que por eso tengo que empezar.

No os lo vais a creer pero me he recorrido todos los hoteles, pensiones, hostales, TODO de Londres, estoy agotada no puedo más.

Solo me queda ir al aeropuerto, solo eso. Si no, tendré que volver a España y buscarle allí.

Llego al aeropuerto, bueno a todo esto Víctor no me para de llamar y de escribir mensajes, he seguido la trola de que estoy mala, ya tendré tiempo para explicarle todo.

Bueno, como os he dicho ya estoy en el aeropuerto, es enorme, pero me dirijo a la zona donde salen los vuelos hacia España, concreta mente hasta Madrid.

Me recorro, todos, todos los mostradores y nada, doy su nombre y nada.

¿Qué hago Dios Mio? estoy desesperada, ya si que se me han acabado todos los cartuchos, por lo menos aquí en Londres.

Aún así decido mandarle el último mensaje:

Sé que no quieres saber nada de mí, solo quiero que sepas que fuí a buscarte, he agotado todas mis fuerzas y mis posibilidades, pero no me quiero quedar con la cosa de decirte que te quiero, que has cambiado mi vida, que apareciste en un momento clave para mí, y que en los momentos que hemos estado juntos me has echo muy feliz y has echo que aprecie la vida de la mejor manera posible. Solo espero que seas feliz y que ojalá en algún momento me puedas perdonar. Gracias por cada uno de los momentos que me has dado. Me hubiera gustado que el barco de la vida lo navegáramos juntos. Te quiero.

Bueno, sé que por lo menos lo leerá. Y me quedo agusto, le he dicho lo que siento y lo que me hubiera gustado decirle cuando lo tuve delante.

Víctor me sigue llamando, no se lo cojo. Me siento mal por él, le he usado cuando estaba despechada, pero bueno, muchas veces ellos hacen lo mismo con nosotras, por una vez que lo hagamos no pasa nada.

Estoy tan agotada que cuándo llego al hotel me siento en las escaleras de la puerta, ni entro.

Me apetece pensar, es de noche y no hay casi tránsito.

  • Puede que suene cursi, pero siempre me ha gustado navegar, podría ser tu marinero.

Ai que me da un parraque, me está dando, ¿esto es real? ¿lo estoy soñando?.

  • ¿Carlos?, pero, ¿qué haces aquí?.
  • Lo que necesitaba en mi vida era un chute de energía, de alegría, de adrenalina, de amor, y eso me lo has dado tu pequeña. No me podía ir sin ti, y menos después del último mensaje. Nunca me he ido, he estado esperando el mejor momento para aparecer. Te quiero.

Madre mía lloro, después de todo el día buscándole, está aquí, y lo mejor de todo con buenas noticias, viene a por mí, quiere que estemos juntos.

  • No te imaginas lo mal que lo he pasado cuándo te has ido, te he estado buscando en todos lados, no te podías ir así, no me podía quedar aquí sin ti. Gracias por venir, gracias por perdonarme.
  • En verdad tienes razón, no éramos nada, me pudieron los celos, pero espero que a partir de ahora esto no pase, porque para mí eres todo.

Me le como, me le como a besos.

  • ¿Qué hace el camarerito de la discoteca aquí y besándote?.

Éramos pocos y parió la abuela.

  • Relájate machote, tengo paciencia, pero tiene un límite, y la primera vez que te conocí ya te pase una dos no te paso.

Madre mía, que tensión.

  • Víctor, es Carlos.
  • ¿Y? que coño hace aquí, ¿porqué te estabas besando con él?
  • Porque le quiero.

¿Qué?, ¿Qué acabo de decir?, me ha salido así, madre mia mi impulsividad.

  • ¿Cómo?
  • Pues eso, que le quiero. Lo siento Víctor, no quiero engañarte más ni engañarme a mi misma. Me voy con Carlos.
  • Pero Sofía, creía que entre nosotros había algo especial.
  • Y lo había, pero ya no, no te quiero. Has sido siempre una persona muy especial en mi vida y lo sabes, pero cuando tuviste la oportunidad en Madrid la cagaste, quizá volví porque se quedó algo pendiente, pero no quiero estar contigo, lo siento.
  • Creo que te ha dejado todo claro, ahora nos tenemos que ir, nuestro vuelo sale en 2 horas.
  • Tú cállate.
  • Te he dicho que no te paso ni una más, no me tientes.

Y Pum, Víctor se lanza a Carlos, le da un puñetazo tremendo que casi le tira.

  • A mi no me amenaces.
  • Carlos, por favor vayámonos, no entres en su juego, vámonos por favor.
  • Por ti, pequeña, por ti.

Me da un besazo, que me deja, sin habla.

Nos vamos, Víctor mientras grita insultos, nos pone verdes, pero me da igual ahora mismo soy feliz, estoy con quien quiero estar.

 

Continuará…

Os espero en Facebook:

https://www.facebook.com/profile.php?id=100013786089284

 

 

 

 

Capítulo 17

Joder, pero, ¿qué hago?, ayudarme, Dios dame ideas alúmbrame…

  • Señorita, ¿qué le digo al señor Álvarez?
  • Dile que ahora bajo.

Vamos a ver que hago, tengo en la habitación a Carlos y abajo a Víctor.

  • ¿Qué querían?
  • Eh, nada tengo que bajar a firmar unos papeles, que se me olvidaron cuando entré.
  • Ah, vale te acompaño.

Madre mía, esto se me está complicando demasiado, me meto en unos fregaos que no son normales.

  • No te preocupes, bajo yo en un momentito, tu espérame en la ducha.

Parece que se lo ha tomado bien y después de darme un beso se va a la ducha. Me visto y bajo.

Cuándo llego a recepción, Víctor está de espaldas, estoy cagá, para que mentiros.

  • Hola Víctor, ¿qué haces aquí?
  • Sofía, ¿porqué no me has dejado subir a la habitación?
  • Como te he dicho me encontraba mal, me duele la cabeza.
  • Está bien, solo venía porque me apetecía verte y saber como estabas, pero si no quieres que me quede me iré.

Joder me da pena, pero ¿qué estoy haciendo?, menuda me estoy volviendo joder, pero no puedo dejar que suba a la habitación.

  • Prefiero que nos veamos mañana, quiero descansar.

Pero a ver Sofía, hija mía, ¿que vas ha hacer mañana con Carlos para poder escaparte con Víctor? ¿en que embolao me estoy metiendo?

  • Está bien, descansa.

Y me da un beso antes de irse.

Me siento fatal, me siento mala persona y mentirosa y cobarde. Esto tiene que acabar pero no se como hacerlo, o mejor dicho no se a quién de los dos quiero perder. O alomejor por tonta pierdo a los dos.

  • Has tardado mucho preciosa, te he echado de menos.
  • Y yo a tí.

Y le beso. Cuándo estoy con Carlos, quiero estar con él, no me importa nada más y cuando estoy con Víctor me pasa lo mismo.

Estamos muy bien, vemos una peli, pedimos la cena, fresas, dulces, follamos, compartimos muchas confidencias, anécdotas, me rió un montón.

A parte de ser millonario, Carlos es un amor. Me cuida, me hace alucinar de placer, ¿qué mas se puede pedir?

Estoy muy agusto, pero no se me quita de la cabeza, que mañana Víctor va a venir y nose que voy ha hacer.

Decido anticiparme, así que voy al baño y cojo el movil.

Víctor, he empeorado, mañana no vengas a buscar, quiero descansar. Un beso.

Sé que es seco, y que se va a preguntar por qué me comporto así, pero no puedo hacer otra cosa.

Estoy mas tranquila, porque se que Victor no me va a buscar. Carlos se queda a dormir, follamos, comemos, follamos, vemos películas, volvemos a follar y así en bucle hasta las 6 de la mañana que agotados, nos dormimos.

A las 9:00 suena la puerta, es un mensajero. Abre Carlos.

  • ¿La Señorita Sofía? esto es para ella.

Se cierra la puerta, y Carlos no dice nada.

  • ¿Quién era?
  • ¿Quién es Víctor?

Ostia, se me seca la boca, ¿qué le digo?

  • ¿Por qué dices eso?
  • Lee esta nota.

Buenos días preciosa, ayer me quede un poco chafado cuando bajaste a recepción y no me invitaste a subir, pero entiendo que te encuentres mal y quieras descansar. Espero que mañana me llames, tengo ganas de volver a besarte. Víctor. 

Ostia puta!!!!! ¿qué puedo negar? si lo ha contado todo en la puta nota.

  • Carlos, te lo puedo explicar.
  • Explicar ¿qué Sofia? ¿qué me tienes que explicar? Te vas un día de Madrid y ya te estas viendo con otro y aquí en Londres? ¿Cuánto tiempo más me ibas a engañar?¿ Así que firmando unos papeles no? Qué triste que me tenga que pasar lo mismo, no me lo esperaba de tí.
  • Espera Carlos, déjame explicarte.
  • Muy bien te escucho.

Ala, otra respuesta que no me esperaba, pero este es mi momento, asi que arranco.

  • Víctor es mi amor de la adolescencia, hace no mucho vino a Madrid, es el chico que apareció en la discoteca el día que te conocí. En Madrid, nos estuvimos viendo, pero el tenía que volver. No teníamos nada aunque el no paraba de pedirme que me viniera con el. Dedicí cortar por lo sano y decirle que no, le deje de hablar y  no volví a llamarle. Me empece a ver contigo, y créeme que después de mucho tiempo es una de las cosas que mas me gustan, pero el otro día, cuando te llego ese mensaje, la rabia me invadió, y cogí sin pensármelo un viaje aquí, para venir a verle y estar con el. No te voy a mentir, estos días han pasado cosas entre nosotros, pero también tienes que ser realista y saber que entre tu y yo no había nada, no éramos nada.
  • ¿No éramos nada Sofía?, Nadie sabe el lugar en el que me gusta despejarme, a nadie le había contado lo que mi exmujer me había echo, nadie después de mucho tiempo me había hecho sentir como tu lo has echo, y tu dices ¿que no éramos nada? No sabia que con la edad que tienes, necesitabas poner etiqueta a las cosas, pero no te preocupes lo que menos quiero en mi vida es una persona que a la primera de cambio busca el consuelo en otra cama. Quiero a alguien valiente, que me conozca, que confíe en mí, que me necesite, y que por supuesto sepa que sin ser nada, lo somos todo.

No puedo evitar, que me caigan dos lágrimas y me quedo sin habla. Tiene toda la razón, pero quiero decirle que no quiero que piense eso, que en realidad yo también siento algo más fuerte por él, pero no me sale.

Carlos coge sus cosas y se va, y allí me quedo yo, llorando con una magdalena por cobarde y por no pensar al hacer las cosas.

En ese momento me doy cuenta que la persona que quiero es Carlos, porque si estas enamorada de la primera persona en este caso Víctor, no te enamoras de la segunda, Carlos.

Tengo que impedir que se vaya, lo tengo que impedir rápido. Lo que menos quiero es perderle.

 

Continuará…

Os espero en mi Facebook.

https://www.facebook.com/profile.php?id=100013786089284

 

Capítulo 16

No puede ser, Carlos viene hacia aquí, ¿qué hago?, no se pueden encontrar bajo ningún concepto, pero ¿como hecho a Víctor de la habitación?.

  • ¿ Qué quería Raquel? ¿porqué tienes esa cara? Estás blanca.

Joder, que me invento.

  • Se ha muerto su loro Pepe, Raquel le tenía especial cariño, estaba muy triste.

Madre mía que trolera soy, Raquel ni tiene loro. Me siento fatal, pero no tengo otra opción.

  • Víctor, ¿no me ibas a invitar a cenar?, me apetece salir y que me enseñes un buen restaurante de Londres, me muero de hambre.
  • Tus deseos son órdenes para mí. Vamos.

Menos mal, creía que me iba a costar una eternidad sacarle de allí.

Estoy muy nerviosa, Raquel me ha dicho que Carlos venia, pero no se ni cuando ni nada. Temo bajar y encontrarle en recepción, me da algo.

Parezco una famosa, voy en modo incógnito, Víctor me mira raro, pero me da igual el objetivo principal es que no se crucen.

Conseguimos salir del hotel y no hay monos en la costa, bueno mejor dicho, no hay Carlos en la costa, jiji.

Me río, pero de nervios, en este momento es el momento del apretón, madre mía, creo que hasta se me caen los sudores… que mal momento.

Entramos a un Italiano, me encantan, pero en estos momentos lo que menos tengo es hambre, pero claro mi excusa para sacar a Víctor del hotel es que tenía mucha hambre.

Él pide y pide, madre mía, ¿como vamos a comer tanto?, me agobio.

  • Necesito ir al baño.

Me voy al baño, necesito despejarme, joder. Llamo a Raquel:

  • Tía, ¿me puedes explicar como coño ha ido Carlos ha hablar con mi madre?
  • Relájate, estaba desesperado, me llamo a mí un montón de veces, dice que no tiene ni idea de quién le ha enviado ese mensaje, y estaba como loco por hablar contigo. Hizo guardia en tu casa hasta que salió tu madre, y con la labia que tienes, ya sabes tu madre tardo 10 minutos en decirle en que hotel estabas.
  • ¿Perdona? ¿sabe en qué hotel estoy?

Si tengo a mi madre delante, la mato, la MA TO.

  • Bueno, te voy a dejar, estoy con Víctor cenando y a ver que cojones hago para que no suba a la habitación de mi hotel.

Estoy tranquila, en Londres no dan el número de habitación a la gente sin previa autorización.

La cena, transcurre normal, me cuenta su separación con Noelia y yo le cuento el trágico final de Sergio, todo muy ameno vamos.

Vamos camino a mi hotel, mis nervios aumentan, ¿qué hago joder?

  • ¿Me invitas a tu habitación?

No, no y no.

  • Me duele mucho la cabeza Víctor, me gustaría descansar. Mañana nos vemos te lo prometo.

No insiste, mi cara no debe ser muy buena porque ni rechista, yo me alegro, porque si no no se que hubiera echo.

Estoy cagá, voy hacia mi habitación y por suerte no me encuentro a Carlos.

Entro y me doy una ducha, he pedido dulce, tengo antojo, y necesito chocolate.

Justo antes de meterme a la ducha llaman a mi habitación.

  • Servicio de habitaciones.

Joder, estoy con la toalla, bueno no pasa nada no se me ve nada.

Abro la puerta.

  • ¿Se puede saber porque coño no me has podido coger el teléfono y dejarme que te diera una puta explicación?.

No se me cae la toalla, porque no me puedo mover de como me he quedado, pero vamos que ahora mismo se me cae todo. Por muchos motivos, está guapísimo, y la forma esta de hablarme y el tono autoritario me pone a 100.

  • La única que puede estar enfadada aquí soy yo, así que bajas el tonito.
  • No me vengas con milongas. Te vas de Madrid, desapareces y no eres capaz de cogerme el puto teléfono aunque haya sido para mandarme a la mierda. Me he abierto a tí, he confiado en tí, y tu sabes perfectamente lo que me ha costado, y ¿me lo pagas así? He cogido un puto avión que nunca en mi vida lo había echo, porque me estaba volviendo loco de pensar que alguien pudiera sentir lo que yo sentí hace unos meses. Si me conocieras un poco, sabrías que no sería capaz de hacer algo tan ruin.

Joder, ¿qué le digo?, estoy sin palabras. No se porqué pero me creo todo lo que dice, no se si es su forma de hablar o de transmitirme la verdad.

  • Lo siento Carlos, yo…
  • Yo nada Sofía, a mi esto no me lo haces más, me estaba volviendo loco. ¿Qué haces aquí? ¿Porqué Londres? ¿Porqué has venido aquí?

¿Cómo cojones le digo que hace 4 horas me estaba follando aquí a mi EX? por llamarlo de alguna manera.

Llamarme, mentirosa, o cobarde pero no se lo voy a decir.

  • Tenía 3 días libres y Londres es una ciudad que he querido conocer siempre.

Carlos se me acerca, y me agarra la cara, mientras me acaricia el cuello.

  • Dios Sofía, te he echado mucho de menos, casi me vuelvo loco.
  • Tienes razón, tendría que haberte escuchado, pero ver eso después de.. ya sabes. Yo también me volví loca, me pudo la impulsividad, pero, ¿de quién era ese mensaje?
  • No tengo ni idea, no tengo ese número grabado, pero no te preocupes, porque tengo amiguetes en la policía ya les he dado el teléfono lo están rastreando, lo raro es que no encuentran nada.
  • Vaya, que raro.
  • Ahora Sofia, bésame.

No hace falta que me lo pida dos veces. Le beso, sus besos son tan cálidos, tan  fuertes me encantan.

Me quita la toalla, quedo totalmente desnuda, y despacio me lleva al baño. Se desnuda y se mete conmigo en la ducha. De repente empieza a salir el agua, esta fría pero no me importa, mis pezones se ponen duros, muy duros, y Carlos me acaricia. Me empieza a masajear el clítoris, y a la vez coge la alcachofa y me apunta en mi botón del placer. Me besa, me masajea, me apunta, ¿algo más?, voy a explotar pero de placer.

Como preveía exploto en su mano, como es costumbre me mete los dedos y los mueve, como solo el sabe, se agacha me saborea, siento que no puedo más pero sí, sigue dándome golpecitos con la lengua, metiéndome los dedos. Si hay algo que me gusta de Carlos es que siempre acierta, siempre me complace, me encanta. Me corro de nuevo.

Y… mirándonos a los ojos , de pié, frente a frente, me la mete. Así, hasta el fondo.

  • No sabes cuánto he deseado esto.

Su voz en mi oído, me pone, me pone mucho.

Nos tiramos así 10 minutos, hasta que llego al climax y el tras de mí.

Ha sido increíble.

Salimos de la ducha, y llaman al teléfono de la habitación.

  • Señorita Ramírez, el señor Álvarez la esta esperando en recepción.

 

¡QUEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE???????????

 

Os espero!

https://www.facebook.com/profile.php?id=100013786089284

 

 

Capítulo 15

Madre mía, ¿qué acabo de hacer? Viva mi impulsividad! Me da igual. Empiezan mis vacaciones y estoy despechada, así que me piro!!!!!!!

No he avisado a Víctor, en verdad no se ni si me apetece verle, pero es lo que me ha salido.

Son las 7:00, estoy ya en barajas, mi avión sale a las 8:00 y como no tengo que facturar, ya que solo llevo la maleta de mano voy sin prisa.

Ayer llamé a Raquel y Laura para contarlas lo que me había pasado, por supuesto están conmigo, dicen que es un cerdo, Raquel le defendía un poco más pero Laura estaba conmigo a tope.

Apagué el teléfono, y no lo quiero ni encender. Sé que Carlos me ha buscado, me asomé varias veces a la ventana, y vi su coche, llamó a Raquel, pero no quiero ni verle, me la ha liado pero bien. Le voy a echar de menos, su manera de tratarme me gustaba, me volvía loca como me follaba, y sí que es verdad que apareció en un momento complicado de mi vida y supo hacer que me olvidara de todo.

Si sigo pensando así no me voy a ir, y me quiero ir, y no quiero hablar con él, pero sí.. Dios que lío, es como si mi cuerpo, me pidiera que le escuchara, pero yo no quiero.Joder, que puto lío.

Bueno, ya estoy montada en el avión. Sé donde tiene Víctor la empresa, así que, lo que creo que voy ha hacer es ir directamente allí. A ver que pasa…

El vuelo se me hace muy corto, cojo un Taxi y me voy al hotel. Me ducho y me cambio, quiero estar radiante, espectacular. Sé que va a flipar cuándo me vea.

Me pongo un vestido rojo ajustado, tengo curvas y me veo perfecta, me pongo unas cuñas y una chaqueta negra de cuero. El pelo me lo dejo suelto, alocado, me encanta!

Pongo rumbo a la empresa de Víctor , tienen una empresa de ascensores. La verdad que les va muy bien.

Estoy super nerviosa, bueno os lo podéis imaginar. No quepo en mí, no se que hacer, ahora me estoy arrepintiendo. Pero no, soy valiente y lo voy ha hacer.

Buf, estoy en el edificio, plantada allí, me siento un poco tonta, Víctor tiene prometida y yo estoy allí que parezco su putita. Ayer me estaba acostando con un tío y hoy voy dispuesta a acostarme con otro, ¿qué cojones me pasa? luego pienso, ¿ a nadie le ha pasado que le gusten dos tíos a la vez? Yo creo que hay muchas situaciones que se dan de esa manera.

Pregunto por él, me dicen que está reunido y que tengo que esperar. Decido esperar, a parte me han dicho que no va a tardar. Aún no he encendido el móvil, me tienta hacerlo pero finalmente lo vuelvo a guardar.

Por cierto, no he dicho mi nombre en recepción, he dicho que pregunta por Víctor la señora Travel, por asuntos de negocio. El nombre suena de puta madre, por eso se lo traga todo.

Sé que estoy espectacular, los ojos de los hombres me lo dicen y me encanta. Estoy deseando ver la cara de Víctor cuándo me vea Dios mio, poneros en mi lugar ¿como estaríais? Dioss!!!

  • Señora Travel, el señor Álvarez la espera.

Madre mía, ahora si que sí, estoy super nerviosa.

Subo a la planta 14, allí se encuentra el despacho.

Cuándo entro, me quedo flipada, cacho despacho, enorme, mesa blanca, muebles negros, es precioso, y las vistas espectaculares.

Víctor está de espalda, mis hormonas se activan, mi cuerpo responde a él. Aún no me ha visto.

  • No tengo el gusto de conocerla Señora…

Se da la vuelta y me ve.

Tendríais que ver su gesto, su cara es de sorpresa, de emoción, tiene la reacción que yo quería que tuviera.

  • Hola Víctor, me apetecía conocer Londres, y he pensado que quién mejor que tú para que me lo enseñe.

Se acerca a mí a pasos agigantados,  me coge en brazos y me da vueltas.

  • Joder Sofía, menuda sorpresa. ¿Qué haces aquí?, ¿porqué no me has avisado? pero, ¿como has venido? Dios mio que locura, no se qué decir.

Le beso! Es lo que iba buscando y no lo voy a demorar más. Por supuesto, me responde con ansia, mmmmmm me encanta.

Después de estar así 10 minutos, nos sentamos.

  • Explícame porqué has cambiado de opinión.
  • No se, sabes que  soy impulsiva, hoy empezaban mis vacaciones y pensé en venir aquí.  No sabía lo que me iba a encontrar, pero me ha gustado mucho el recibimiento.

No me para de besar, en verdad quiero más, pero ese no es el momento.

  • No sabía si hacía bien viniendo aquí directamente, ya sabes por Noelia y eso, pero me apetecía darte una sorpresa.
  • Ha sido lo más emocionante desde hace mucho tiempo, y según el día que llevaba hoy… me lo has cambiado completamente.
  • Vaya, no esperaba oír eso. Se que no me podrás dedicar mucho tiempo, pero el tiempo que estés disponible avísame.
  • Tienes todo mi tiempo para tí, ya no estoy prometido, Noelia y yo lo dejamos cuándo volvimos. Tenías razón, tengo que madurar, y no puedo estar con una persona a la que no quiero. Al principio me costó mucho y a Noelia también, pero hoy en día sé que hice lo correcto.

Osea, flipo, no me esperaba esto para nada, y menos que siguiera mis consejos. Me alegra escuchar eso, ya no por mí sino por el. Yo estuve en su situación y no se pasa nada bien.

  • Vaya, no me lo esperaba.
  • Por eso te insistí tanto que vinieras, te echo de menos, mucho y se que lo hice mal.

Sus palabras, me gustan pero no me puedo quitar a Carlos tampoco de la cabeza, que lío.

No le voy a contar, que estoy aquí porque ayer me estaba follando a un tío y recibió el mensaje de una chica, y por despechada cogí un vuelo. Que mal suena pero es la verdad.

  • ¿Me invitas está noche a cenar?

No me contesta solo me besa, por supuesto me lo tomo como un si.

Me voy al hotel dentro de 2 horas hemos quedado. Que estoy haciendo? ¿Estaré haciendo lo correcto?

Bueno empiezo a arreglarme, me pongo unos vaqueros una camisa rosa y unas botas beige. Me encantan las botas. Al contrario de esta mañana me recojo el pelo en una coleta alta y me maquillo un poco, no mucho.

Me llaman de recepción para avisarme de que el señor Álvarez me está esperando.

Joder que cachonda me pone que lo llamen por su apellido.

Cuando bajo y le veo me quedo con la boca abierta, se ha puesto un traje gris, está guapísimo.

  • Guau señor Álvarez estas guapísimo.
  • Lo mismo digo señorita Ramírez.
  • ¿Aún te acuerdas de mi apellido?
  • De ti no olvido nada pequeña.

Buf, no podemos pasar de la cena e ir a la habitación directamente?

Parece que Víctor me ha leído la mente porque me coge de la muñeca con fuerza y me lleva hasta el ascensor y pulsa mi planta.

  • No puedo aguantar, vamos a la habitación, después cenaremos.

Besos, caricias, sexo, os podéis imaginar todo lo que pasó en esa habitación durante toda la noche.

  •  Toma Sofía es Raquel.

Víctor me pasa su móvil, ¿para que me llamara Raquel?

– Dime Raquel.

– Tia, Carlos no ha parado de preguntar por ti, tu madre le ha dicho donde estás y va para allá.

Y me cuelga.

¿Qué Carlos aquí? ¿pero estamos locos? ¿No puedo tener una semana tranquila?

 

 

Os espero en mi facebook… 

https://www.facebook.com/profile.php?id=100013786089284

 

 

 

 

Capítulo 14

El mensaje de Víctor, realmente me alegra. Significa que aunque sea se acuerda un poco de mí, y que se preocupa de como esté. Pero no le voy a contestar, no quiero más líos.

Tengo que ir a trabajar, no tengo ánimo, pero sé que es algo que me vendrá bien.

Todos mis compañeros me dan ánimos y se lo agradezco la verdad. Raquel está todo el día pendiente de mí, y Laura, la compi nueva es un amor.

Cuándo terminamos de trabajar me medio obligan para irnos a cenar, yo haría lo mismo, por eso no se lo pongo muy difícil y me voy con ellas.

Nos vamos a un Italiano, me encanta la pasta, me pongo hasta arriba, luego digo que si engordo, que si no, pero vamos me ha sentado como Dios.

Me apetece ver a Carlos, así que le mando un mensaje.

Gracias por estar cuándo te necesito, ¿me dejas agradecértelo a mi manera?

Raquel y Laura se ríen, las gusta verme un poco animada, y ellas me animan mucho más.

La respuesta de Carlos no se hace esperar.

¿Dónde te recojo?, pero en 5 minutos, no aguanto más nena. 

Olé! quedamos en el restaurante, le espero fuera y me monto en el coche.

  • Estás preciosa, y me encanta que hayas pensado en mí. Vámos, tengo algo que enseñarte.

Me pongo nerviosa, las sorpresas de Carlos siempre son pues eso, impresionantes.

Nos alejamos un poco del centro de Madrid, y me lleva a un bosque.

Al principio, parece que no hay nada, pero de pronto se ilumina todo:

  • Animo pequeña, la vida sigue, cada situación que te pase en la vida te sirve para aprender, y saber vivir con ello. Ahora más que núnca sabes que la vida son dos días, y desde que te conocí siento la obligación de hacerte entender que la vivas al máximo y si es conmigo mejor.

Osea, esto es impresionante… por todo el suelo hay lámparas pequeñas iluminadas, se ve todo el bosque… hay un camino… y al final una casita pequeña, es increíble lo mas bonito que me han echo en mi vida, estoy sin palabras, y sus palabras, me han llegado al corazón.

Se me caen dos lágrimas, de felicidad, ahora mismo estoy feliz. Feliz de que alguien me haga ver la vida de otra manera, feliz de que alguien me trate así y feliz de vivir momentos como este.

  • Carlos, esto es increíble. No sé ni que decir.
  • No digas nada, vamos.

Me coge de la mano y me lleva a la cabaña. Joder esto es más increíble aún.

Es una habitación, solo hay una cama enorme, blanca con pétalos rojos sobre ellas. Y muchas, muchas velas.

No nos decimos nada, solo nos miramos.

Decido besarle, me muero de ganas. Es un beso suave, lento, saboreándo hasta el último aliento. Le quito la camiseta, es tan fuerte, está depilado no tiene ni un pelo, me encanta.

Le empiezo a dar besos por el cuello, y voy bajando a los pezones, le mordisqueo, le lamo, y voy bajando, me entretengo en su ombligo, huele y sabe tan bien… Sigo bajando, le bajo el pantalón, y por encima del calzoncillo le empiezo a masajear, le doy besos por encima, le muerdo, le gusta lo sé, se lo veo en la cara, se lo noto en los ruidos que hace.

Le bajo el calzoncillo, y empiezo lamiendole los huevos, que bien huele, me encanta.. De repente me entra la locura, y con fuerza me la meto entera, se la empiezo a chupar rápido, muy rápido, mientras le pajeo, Carlos me dice cosas muy excitantes, eso me hace volverme mas loca aún.

  • Nena, me voy a correr como sigas así.

Me da igual , que se corra. Sigo, sigo, sigo, hasta que noto que me coge en volandas me empotra contra la pared y me la mete, así sin anestesia, sin nada hasta el fondo…

Qué placer, en una escala del 1 al 10 siento de placer ahora mismo un 1000, en realidad no se como explicarlo.

Me folla, a un ritmo infernal.

  • Has jugado con fuego, ahora no me puedes parar.

Joder, que cachonda me pone, si se cree que le voy a parar lo lleva claro.

No para, mete, saca, mete, saca. Se aparta, y sin soltarme pone su boca en mi clítoris y me lo chupa, pero este tío me quiere matar?, porque lo va a conseguir.

Madre mía, menuda forma de chupármelo, me absorbe, me da golpecitos, hasta que no puedo mas y me corro, no he acabado de recuperarme cuando me la vuelve a meter.

Y nos corremos juntos.

Si hay algo que no quiero que se acabe nunca en mi vida, es sentirme así.

Deseada, sexy, poderosa, me encanta.

  • Sofía, me encantas.
  • Y tú a mí.

Oh, que momento romántico, jeje. Nos quedamos dormidos.

Joder que sed tengo, voy hacía un armario que hay y veo que está lleno de comida y bebida cojo un vaso de zumo y me lo bebo.

Al ir hacia la cama, veo que el móvil de Carlos se enciende, mi vena pícara me hace acercarme, no lo puedo remediar.

Me quedo sin habla, no puede ser.

El mensaje es el siguiente:

Te echo de menos gordito, estoy deseando verte, anoche me quedé con ganas de más.

¿Perdona? ¿Quién coño es?

Me empiezo a poner muy, muy, muy nerviosa.

No pone nombre, no pone nada, Carlos tiene un Iphone y solo sale el usuario que lo manda y pone: nyt98

Me quiero ir, no quiero estar más tiempo allí. Claramente no soy novia de Carlos, pero tampoco me esperaba esto.

No quiero ser el segundo plato de nadie, y no quiero vivir engañada. Decido llamar un Taxi e irme, no le quiero volver a ver en mi vida, me siento traicionada.

Llego a mi casa, no se porqué lloro, parece ser que nada puede ir bien en mi vida, es palo tras palo, creo que mi defecto es esperar mucho de la vida en general y luego me llevo estos palos. Tengo que cambiar, mi Chip tiene que cambiar.

¿Dónde estás Sofia?, tenemos que hablar, no es lo que parece.

¿No es lo que parece? anda y que te jodan.

¿Sabéis qué?, he cogido un billete a Inglaterra. Vuelo mañana.

…….

Os espero en el capítulo 15, no quiero poner preguntas… prefiero que todo sea sorpresa… 

Gracias y miles de gracias. 

Os dejo mi Facebook y os espero:

https://www.facebook.com/profile.php?id=100013786089284